Share
NUMENES

NUMENES

Dirigiendo la atención al necesario acto que el espectador contemporáneo debe realizar para encontrar un hallazgo sensorial profundo en su experiencia con las obras de Arte, exploramos en esta exposición las vías de reflexión que el Artista Alberto de la Torre Mayado ha desarrollado a lo largo de su trayectoria , y casi de un modo obsesivo acerca de una mística apofática o mistica negativa.

La sacralización  desde la perspectiva histórica, enfatiza su analisis dentro de los procesos de apropiacion y memoria inductiva en el  Arte Contemporáneo. Entender que debemos disponernos a la obra o tal vez buscar una fenomenología animista.

Esta es la pregunta que subyace en «NUMENES»: A lo largo de un espacio donde se ha pretendido una desorientación en su trayecto para llegar a provocar relaciones posibles entre las piezas (Esferas ,Elipses , Príncipes , Jardines , Génesis , Alucinaciones ,Cosmonautas ) y ver finalmente  una visión eminentemente concebida para explorar los reinos ontológicos de la estética espiritual, proponiendo nuevos modos de acceso y constatando una experiencia secular.

Aquí yace la clave numinosa:

El enfrentamiento con lo divino supone una especie de shock o trauma para el ego que se aferra a su realidad. El ego sólo puede existir como  ente separado, encumbrado en su propia identidad separada de la cartografia de los objetos, pero el «numen» nos enfrenta con un plano de conexión significativa (de sincronicidad  con los elementos) y por lo tanto presenta una amenaza donde nos reconocemos finitos. Esto es en cierta forma lo que se experimenta en aquellas imágenes que representan  la muerte del ego, imágenes liquidas, disoluciones conceptuales o invenciones efímeras.

El arte de las postimetrias , el arte último toma de este repertorio para explorar las oscilaciones que recobran o destruyen el mito.En estas impresiones mágicas es rico y profundo el arte prescrito por el taoísmo y el budismo en China, Japón y Tíbet. La denominación «mágica» es correcta, desde el punto de vista histórico, pues en realidad este lenguaje de formas procede originariamente de las representaciones, signos, auxilios y oficios mágicos. Pero la impresión que producen es independiente de esta asociación histórica, pues sobreviene, aún cuando nada se sepa de ésta. Es, precisamente entonces, más intensa y pura. No cabe duda de que el arte encuentra aquí la manera de suscitar sin la reflexión veraz y pragmática de nuestra perspectiva actual , un carácter muy peculiar : La impresión del enigma , la sustancia de lo numinoso. Una forma encubierta y velada , al mismo tiempo que una forma primaria y todavía tosca del sentimiento erotizado por un laberinto de conceptos lejanos o inaccesibles , en los tropicos del Arte contemporaneo los hallazgos operan en impulsos , por analogia a los arcanos de representaciones atavicas ,sobre un camino esoterico de impulsos e invocaciones tomados por operaciones fuera de un razonamiento , para finalmente alcanzar presencias coherentes y  códigos en una realidad sublimada o transfigurada.

Entonces se nos presenta  lo numinoso, que mueve al pasmo en pode­rosos ritmos y vibraciones con su irracional pujanza.Buscando referentes en la historia del Arte , sin duda esta afirmación no convenga con tanta exactitud , como a la pintura china de paisaje, en las épocas clásicas de las dinastías de T’ang y Sung.

De ella dice Otto Fischer:

“Estas obras figuran entre las más profundas y sublimes que jamás arte humano ha creado. Quien en ellas se abisma, percibe que tras esas aguas, nieblas y montañas, alienta recóndito el antiquísimo Tao, la oscilación del ser íntimo. En estas imágenes yace, entre oculto y manifiesto, más de un misterio profundo, Allí está el conocimiento de la nada, el conocimiento del «vacío», el conocimiento del Tao del cielo y de la tierra, que también es el Tao del corazón humano. Y así, a pesar de su eterna agitación, aparecen esas imágenes como tan lejanas y tranquilas, que se diría que alientan misteriosamente bajo el mar.”

El asombro y la trascendencia.

Su estructura simbólica debe de mostrarnos una radical otredad, una forma de afirmar el fin. El tiempo. La muerte. La belleza. La geometría .La coherencia y en ultima estancia , el sacrificio.

Para los occidentales, el arte que mejor expresa lo numinoso es el gótico, precisamente a causa de su sublimidad. Pero esto no bastaría. Es mérito de Worringer el haber demostrado, en su libro «La esencia del estilo gótico», que la singular impresión que el arte gótico provoca no descansa en su sublimidad, sino en que conserva todavía la herencia prístina de formas mágicas que Wo­rringer trata de derivar históricamente.La diferencia entre lo numino­so y lo mágico se deja sentir por sí misma. No importa que se emplee la palabra mágico para designar el estilo y el medio expresivo por virtud del cual se produce la impresión numinosa. Todos la tomarán, de seguro, en el sentido más profundo como en las epifanias cientificas de Olafur Eliasson.

El arte oriental conoce, además de la oscuridad y el silencio, un tercer modo de suscitar la impresión numinosa: el vacío, el gran vacío. El vacío indefinido es, por decirlo así, lo su­blime puesto en sentido horizontal. El dilatado desierto, la estepa indefinida y uniforme, por asociación de sentimientos, una resonancia numinosa. Expresiones propias de la modernidad , arte de la disposición y agrupamiento, grandes extensiones vacías generando una impresión de solemnidad ; horizontalidad dilatada. Nada hay más solemne que la silenciosa amplitud. . Pero aún es más interesante el «vacío» en la pintura china. Hay aquí un arte de pintar el vacío, de hacerlo sensible y de modular este tema. La consistencia de la nada para alcanzar intensidades oníricas.

 

Rothko, coincide plenamente con la labor del artista inspirado e iluminado que propone Westheim. Valgan como testimonio las palabras de Rothko entrevistado
por Selden Rodman en 1961:


“Por lo demás, puede aclarar otra cosa: no soy un artista abstracto… No me
interesa la relación entre color y forma ni nada por el estilo. Sólo me interesa
expresar las emociones humanas más elementales. La tragedia, el éxtasis,
la fatalidad del destino y cosas así. El hecho de que muchas personas se
desmoronen y lloren al verse confrontadas con mis cuadros demuestra que
consigo expresar este tipo de emociones humanas elementales… La gente
que llora ante mis cuadros vive la misma experiencia religiosa que yo siento
al pintarlos. Y si usted, tal como ha dicho, sólo se siente atraído por sus
relaciones de color, entonces se le escapa lo decisivo“ (Rodman, 1961: 93).

 

La palabra numen es usada también por los sociólogos para expresar la idea del poder mágico que hay en un objeto, especialmente cuando se refieren a ideas dentro de la tradición occidental. El teólogo protestante alemán Rudolf Otto utilizó la palabra numen para describir lo sagrado que todas las religiones tratan de alcanzar , o aquello que generó el primer sentimiento religioso por medio de experiencias o hierofanías.

Rudolf Otto nació en Alemania. Doctor y profesor  en la Universidad de Breslau, y en 1917, en la Universidad de Marburg’s Divinity School, entonces uno de los seminarios protestantes más famosos en el mundo, fue un eminente teólogo protestante alemán que destaco como gran erudito en el estudio comparativo de las religiones.La obra más famosa de Rudolf Otto, La idea de lo sagrado se encuentra entre los libros más renombrados en el ámbito teológico del Siglo XX. El libro define el concepto de lo sagrado como aquello que es numinoso o misterioso. Otto explicó el concepto como una “experiencia no-racional y no-sensorial o el presentimiento cuyo centro principal e inmediato está fuera de la identidad” Acuñó este nuevo término sobre la base de la palabra latina Numen (referida en su significación original a los dioses).Aunque el origen de la palabra no indica una fase predeística animista basada en el numen/maná de la cultura romana, donde se origina el núcleo de la sacralizad cósmica.

«El hombre de las sociedades arcaicas tiene tendencia a vivir en lo sagrado o en la intimidad de los objetos mágicos. La Sociedad Moderna habita un Mundo desacralizado”

Mircea Eliade, Filosofo Rumano, viajo a la India y estudió la lengua, el pensamiento y la tradición religiosa del hinduismo. Fue agregado cultural de la embajada de su país en Londres y Lisboa. Marcho a Paris donde fue profesor y más tarde a Chicago, en cuya Universidad ejerció su cátedra de historia de las religiones, donde enseñó hasta su muerte, en 1986. Prolífico escritor, su capacidad de síntesis es notable. De sus escritos suele resaltarse el concepto de hierofanta, con el cual Eliade define la manifestación de lo trascendente en un objeto o fenómeno de nuestro cosmos habitual.Erudito estudioso de los mitos, Eliade elaboró una visión comparativa de las religiones, hallando relaciones de proximidad entre diferentes culturas y momentos históricos. Para traducir el acto de manifestación de lo sagrado, Eliade propone el término Hierofanía, que se refiere únicamente a que aquello que corresponde a lo sagrado que se nos muestra. Es el acto de manifestación de lo sagrado. El término fue acuñado por Mircea Eliade, en su obra Tratado de Historia de las Religiones para referirse a una toma de consciencia de la existencia de lo sagrado cuando este se  a través de los objetos de nuestro cosmos habitual como algo completamente opuesto al mundo profano.Mientras todas las culturas distinguen grados entre lo natural y lo sobrenatural, existen sistemas filosóficos que no aceptan la dimensión sobrenatural, como son: Confucionismo, Taoísmo Filosófico, Humanismo o Comunismo, estas tendencias filosóficas piensan que la separación entre lo sagrado y lo secular es una construcción de la cultura occidental.

La Exposición Numenes nos sugiere desde un vértice , el territorio donde se encuentra lo que conocemos y lo que ignoramos.

 

Del 10 OCT / a 2 FEB

ARTISTA /

TORRE MAYADO

TEXTOS  +

LO NUMINOSO

Vicisitudes de lo sagrado en el arte contemporáneo: del silencio al neomisticismo

ARSGRAVIS + La expresion Artistica de lo Numinoso

La condición sacra del desacralizado arte contemporáneo

 

 

Etiquetas:

Comments are closed.